¿Por qué la Facilitación Gráfica mejora el aprendizaje y el entendimiento?

Quiero compartirles un tema que me cambió la vida.

Así como también lo hicieron, hace unos 15 años la informática y hace aproximadamente 8 años las metodologías ágiles. Hoy la protagonista se llama Facilitación Gráfica.

Se trata de una disciplina compuesta por un conjunto de técnicas, herramientas y conceptos, que está muy presente hoy en día, principalmente en entornos ligados a la innovación. También le dicen Facilitación Visual y por el mundo tiene decenas de nombres en variedad de idiomas.

Experiencia de Facilitación Gráfica - por Pablo Tortorella

Ahora, cómo es que esto me cambió la vida? Principalmente, porque estaba en mi ADN, y lo había olvidado! Y haberlo recuperarlo, ahora desde otro lugar, me genera fantásticas sensaciones.

En primera persona

A partir de varias influencias, en este último tiempo he retomado dos viejas costumbres, olvidadas por mí y por muchos otros, durante muchos años: el dibujo y la escritura a mano.

El dibujo

Recuerdo al dibujo como una disciplina que practicaba a diario en mi infancia, tanto en el jardín y en la primaria, como también en mi casa: es decir, en todos lados! Traducía a colores todo tipo de ideas, caras, paisajes, situaciones, objetos. Eran dibujos, pinturitas, y también mamarrachos,… Sin demasiado talento, pero con mucha alegría.

Ya en la adolescencia, dibujaba sólo en los veranos -acompañado por mi abuelo “el Tata” y mis hermanos, Matías y Florencia- y también en la Escuela Cangallo, durante las clases de una materia también llamada “Dibujo” (cómo sino?!). Y fin del cuento.

Lo más parecido al dibujo que vino después, fueron los mapas conceptuales que me ayudaron a estudiar, durante mi carrera universitaria en la querida FIUBA. Luego aparecieron las herramientas para dibujar mapas mentales, y ni siquiera eso hice a mano.

La escritura a mano

Esta disciplina siempre fue compleja para mí, sobre todo en la secundaria y la universidad. Recuerdo concretamente a dos docentes (Beatriz Martín -profesora de Historia en Cangallo- y Mario Guinzburg -profesor de Estructura de Computadoras en FIUBA-) que me indicaron explícitamente que mi letra, escrita en exámenes de sus materias, era ilegible. Betty Martin me bajó un punto en la calificación, Guinzburg me pidió que fuera a leerle el examen, para poder corregirlo.

Apenas tuve a mano una computadora, dejé de escribir a mano… No más tinta negra o azul, ni lápices, ni minas de carbón que se quiebran, ni crayón, ni hojas cuadriculadas, ni rayadas ni blancas. “Chau problema!”

Retornando a los orígenes

Pero la vida tiene sus vueltas… y todo tiene su razón de ser. Durante 2011, diseñando cursos de Kleer en compañía de mi socio, colega y amigo Martín Alaimo, decidimos dejar de lado las presentaciones de diapositivas, tan presentes en las capacitaciones actuales, dando lugar a láminas hechas a mano, en vivo y en directo, durante cada curso. Dejándolas pegadas una tras otra, en las paredes del aula.

Un formato de retrospectiva.

Luego de unos meses de ir mejorando las metáforas gráficas utilizadas durante los cursos (y ya utilizando marcadores de colores básicos: negro, azul, rojo y verde), empezamos a leer artículos y libros relacionados con el tema: Reuniones Visuales, Equipos Visuales, el Dorso de la Servilleta, etc…

¡Esto dio resultado! Los intervalos de nuestros cursos comenzaron a tener asistentes sacando fotos a las láminas y recorriendo el aula como si se tratara de una galería de arte. Las láminas siempre van quedando como bitácoras visuales de lo conversado y del trabajo realizado en clase y, durante la misma, van recibiendo más detalles, colores, miradas y referencias.

Curso de métodos y prácticas ágiles, en Kleer (sede Buenos Aires)

En ese contexto tan propicio, llegó a nuestras casillas de correo, cuando los integrantes de Kleer ya éramos unos cuantos más, la invitación para asistir al Taller de Facilitación Gráfica de Zulma Patarroyo, de Pataleta. En noviembre del año 2012, asistimos al taller -de dos días de duración- varios integrantes de la comunidad ágil argentina, en la ciudad de Buenos Aires. Esto me dio un impulso inimaginable: Desde la siguiente semana en adelante, y sin pausas, estuve practicando y practicando, evento tras evento, charla tras charla, curso tras curso, las técnicas aprendidas: uso de color, personas, texto en diversos contenedores, íconos, situaciones, hojas de diferentes tamaños, otros materiales, plantillas gráficas, etc etc etc.

A partir de ese momento, empecé a llevar siempre conmigo, un block de dibujo (ahora ya son dos, de distintos tamaños!) y un marcador negro en el bolsillo del pantalón (haciendo compañía a mi billetera y a la armónica de turno). Y empecé a hacer diariamente minutas gráficas de las reuniones a las que asisto, a plasmar con dibujos y colores mis ideas, a visualizar alguna frase o situación que se me ocurre, a crear personajes, a entretenerme.

¡Y así fue como me convertí, de a poco, junto a otros kleerers -como Claudia Sandoval– en Facilitador Gráfico!
Participé con ese rol de varios eventos, como por ejemplo el “Día Mundial del Medio Ambiente” -en el CMD- el evento “Proyectos con menos riesgo y más compromiso!” -en la Universidad de Palermo- (ambos en Buenos Aires) y “Ágiles 2013” -en Lima, Perú-.

Facilitando gráficamente una sesión en Ágiles 2013

Hoy en día, es difícil imaginarme un día sin dibujar (ya sea una escena de mi Libro Ágil Ilustrado, o una propuesta, o una minuta de reunión, o algún garabato en el colectivo, el subte o el tren).

Tan entusiasmados estamos en Kleer con este tema, que hemos facilitado como media decena de mini-talleres abiertos en varias ciudades de Latinoamérica y hasta un webinar, bautizado como “Introducción al Fantástico Mundo de la Facilitación Gráfica”. Y seguimos difundiendo en cada oportunidad que podemos, los beneficios de este don, que Zulma nos compartió tan afectuosamente.

Para finalizar quiero compartir algunas recomendaciones básicas para utilizar la facilitación gráfica en entornos digitales, basadas en mi experiencia (gracias Sebas Monsalve por hacerme la consulta que me llevó a escribir este post!):

  • Dibujá en una hoja grande de papel… o en varias. Y dejalas siempre a la vista de la cámara.
  • Si es en vivo y en directo (por webcam, por ejemplo), encargate de tener una hoja bien grande y marcadores de colores oscuros y saturados (evitar tonos amarillos y naranjas claritos, por ejemplo).
  • Asegurate de que los tamaños de la letra y de los dibujos, sean adecuados.
  • Si no es en directo, podés grabar mientras dibujás  o vas sacando fotos a medida que avanzás. Y después podés armar un video… o bien ir facilitando la charla gráficamente, sobre los dibujos pre-hechos.
  • Al final, sacales fotos a las láminas y compartilas!
Mural del evento RubyConf Uruguay 2013

Mural del evento RubyConf Uruguay 2013

Representación gráfica de los talleres y cursos de Soft Skills de Kleer

Representación gráfica de los talleres y cursos de Soft Skills de Kleer

Introducción al Coding Dojo

Introducción al Coding Dojo

Los 4 valores del Manifiesto Ágil

Los 4 valores del Manifiesto Ágil

Anuncios

4 pensamientos en “¿Por qué la Facilitación Gráfica mejora el aprendizaje y el entendimiento?

  1. Pingback: Facilitación Gráfica como cataliz...

  2. Pingback: Agile Open Educación 2014 – Hacia una mejor educación! | Ágil-mente

  3. Pingback: Presupuestos y Contratos Ágiles – Reseña de la sesión de Ágiles 2013 (Lima, Perú) | Ágil-mente

  4. Pingback: Desarrollo ágil potenciado por prácticas! Láminas sobre TDD, ATDD y CI | Ágil-mente

Comentarios, Ideas, Críticas constructivas, Feedback?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s